Historia de ABUELITA ABANDONADA impactó a Ivan Nuñez en vivo «hace 20 años que no me llaman»

Historia de ABUELITA ABANDONADA impactó a Ivan Nuñez en vivo «hace 20 años que no me llaman»

Una dramática historia sorprendió al periodista Iván Núñez, mientras realizaba un despacho este sábado desde el estadio Monumental, donde mostraba cómo se estaba llevando a cabo el proceso electoral.

El periodista de TVN quiso conversar con algunos votantes, cuando se encontró con una mujer de 75 años que había viajado desde Maipú para cumplir con su deber cívico.

“Estamos con algunas personas de la tercera edad. Buenas tardes, ¿cuál es su nombre?”, le preguntó el comunicador. “Yo lo conozco a usted”, respondió ella muy animada, a lo que Núñez replicó: “Y yo la quiero conocer a usted”.

“¿Cómo está usted?, ¿votó? mándele saludo a sus hijos”, agregó Iván, sin imaginar lo que la mujer respondería.

“Ellos no quieren saber nada de mí así que no les mando saludos”, sentenció ella. “¿Sabe lo que pasa? Hace 20 años que no me llaman”, dijo.


TVN

La mujer más tarde le contó que vivía sola y que llegó a votar con un “taxi que me está esperando”. “(Yo vine) unicamente por cumplir… porque yo el día de mañana no voy a estar, entonces nadie sabe para quién trabaja”, dijo.

Cuando Núñez le preguntó por su situación económica, ella criticó duramente el sistema. “Las pensiones son tan re bajas… este Gobierno no hizo nunca nada por nosotros, porque somos las clase más pobre. Con 120 mil pesos, ¿usted come un mes?”, cuestionó.

Según narró, ella se mantiene trabajando haciendo “aseo en algunas casas, cuido los niños”. “No tengo ayuda de mis hijos y de nadie. Son tres,dos hombres y una mujer, y están todos en Llanquihue”, aseguró, conteniendo las lágrimas.

“Como digo yo, no me hubiera gustado ser madre, con eso lo digo todo“, reconoció. “La otra vez supe que ellos habían dicho que yo estaba muerta para ellos. A me dio pena, estuve tristeza, pero tiro para arriba no más, mientras tenga vida voy a tirar pa’ arriba”, dijo.

El periodista lamentó no poder abrazar a la mujer por razones sanitarias, pero siguió adelante con el despacho. “Una historia lamentable, una historia triste, de abandono de una persona de la tercera edad por parte de los hijos”, cerró.

Fuente : Biobío

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: