El crudo relato del sobreviviente del secuestro en Collipulli: «Me pegaron con palos y látigos»

El crudo relato del sobreviviente del secuestro en Collipulli: «Me pegaron con palos y látigos»

Joven contó detalles de los días de terror que vivió al interior de una choza. «Todos los días nos iban torturando», aseguró.

Un crudo relato compartió Ernesto Abello, joven de 28 años que sobrevivió al caso de doble secuestro y homicidio ocurrido en la comuna de Collipulli, por el que se detuvo y formalizó a 12 personas.

La víctima, que permaneció en cautiverio desde el 2 de junio, relató los momentos de terror que vivió al interior de la choza donde habría sido víctima de todo tipo de torturas.

Según contó a T13, fue capturado por los imputados tras ser acusado de robar armas y drogas.

De acuerdo a su relato, María Ancalaf, matriarca de la comunidad Choin Lafkenche, lo llamó «diciéndome que por favor fuera a su casa, que tenía su camioneta mala, que necesitaba mover una leña».

Luego de trasladarse al lugar, comenzó su peor pesadilla. «Me bajo, me golpean con un hacha, me pegan un hachazo en la cabeza, me empiezan a hacer reiteradamente torturas», afirmó.

Estas agresiones se habrían prolongando por una semana y media.

«Todos los días nos iban torturando, nos preguntaban cosas, nosotros inventábamos cosas para poder salir de ahí, porque ellos nos decían que si no podían recuperar las armas, nos iban a matar», agregó Abello.

Choza

En relación a la choza donde se encontraba junto a Edgardo Mardones -víctima fatal del secuestro y tortura-, el joven explicó que «nunca supe dónde estaba, siempre me tuvieron con la cabeza cubierta. Tampoco podía mucho moverme por el tema de que pegaron muchos palos, chuecazos, cosas de caballo que usaban, látigos. Nos echaron fuego en la boca. Muchas cosas».

«Lo único que querían eran las armas. Decían que iban a matar a toda mi familia, que tenían mucho poder y nosotros no teníamos cómo entregarles eso, si nosotros nunca las tuvimos», reveló.

«Estoy en la calle»

Finalmente, aprovechando un descuido de sus captores, Ernesto logró escapar. «Yo escuchaba el agua. Sabía que si llegaba al agua, el río me iba a arrastrar y poder pedir ayuda. Tenía todos los tipos de herida. Tenía parte del hachazo en la cabeza que se me estaba cicatrizando un poco, tenía un tendón cortado de mi pie derecho, tenía la puñalada y todo mi cuerpo con marcas», recordó.

Respecto a su decisión de irse de Collipulli, explicó que «tengo una pareja, tengo a mi hermano chico que también corría riesgo allá en Collipulli, ya que ellos me lo dijeron. Decían que si ellos se iban presos, después iban a seguir con mi familia. Lastimosamente tengo a toda mi familia allá en Collipulli y estoy en la calle».

FUENTE: lacuarta.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: