EL PALOMAR, la historia de la casa EMBRUJADA de Tomé

EL PALOMAR, la historia de la casa EMBRUJADA de Tomé

Tomé cuenta con su propia casa embrujada o, al menos, eso es lo que se dice. El exinternado del liceo industrial, también llamado por los tomecinos “el Palomar”, es una vieja construcción donde se verían fantasmas y escucharían voces. Probablemente de alguno que otro alumno o profesor que en el pasado vivió allí.

Actualmente, la construcción se encuentra en un avanzado deterioro y es habitada por indigentes.

El Palomar le dicen los tomecinos al exinternado industrial de la ciudad. Cuentan que desde su interior salen voces, probablemente, de alumnos o profesores fallecidos que vivieron ahí en alguna época.

Casa embrujada sector El Palomar, Tomé 

Sin embargo, no sólo en casas suceden episodios extraños. En hospitales, regimientos o en plena carretera se avistan presencias “fantasmagóricas”.
También en Tomé, y al final de un puente, se aparece un carabinero fallecido, dicen.

Algunos conductores cuentan que lo han visto, casi siempre de noche, y en días lluviosos. Relatan que cuando le ofrecen llevarlo, el policía se niega y luego desaparece.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: