Un trágico desenlace tuvo la historia de un joven chino que buscó a sus padres biológicos a través de Internet. Luego de encontrarlos, sus progenitores no lo aceptaron y decidió terminar con su vida.

Se trata de Liu Xuezhou, un adolescente de 17 años, de la provincia de Hebei (norte de China), quien a inicios de diciembre publicó un video que se hizo viral en Douyin – la versión china de TikTok- solicitando ayuda para encontrar a su familia biológica.

El joven explicó que fue vendido por sus padres a los pocos meses de nacer. La pareja que lo recibió lo crió hasta los cuatro años, hasta que sus nuevos padres murieron en un accidente causado por una explosión de fuegos artificiales. Tras quedar huérfano nuevamente, se mudó con sus abuelos adoptivos.

La intensa búsqueda de sus padres biológicos dio frutos a fines de diciembre y consiguió reunirse con ellos. Sin embargo, ambos le pidieron no volver a contactarlos dado que ya tenían nuevas familias.

Según cuenta el medio South China Morning Post, los progenitores del joven se divorciaron poco después de venderlo. Ambos formaron vidas diferentes y tuvieron nuevas parejas, incluyendo hijos.

Tanto la madre como el padre le pidieron que no los contactara nuevamente dado que su aparición “perturbaba sus vidas” y tampoco le darían apoyo económico porque ya técnicamente “era un adulto”, consignó el medio asiático.

Entre las conversaciones que el joven sostuvo con su padre a través de Douyin, le escribió: “No puedo entender por qué dijiste que perturbé tu vida. Fuiste tú quien hizo que mi vida entera fuera un desastre”.

Luego de estallar la polémica, sus progenitores lo bloquearon de las redes sociales y no aceptaron entrevistas con los medios locales que estaban interesados en la historia del adolescente.

Un trágico final

Tras ser rechazado de por sus padres biológicos, por segunda vez, el joven se quitó la vida la madrugada del 24 de enero.

De acuerdo con información del periódico chino The Paper, Liu Xuezhou publicó una nota anunciando su muerte en la red social Weibo -la versión china de Facebook- donde expreso haber sido abandonado nuevamente.

Reveló que le pidió ayuda a sus padres para alquilar o comprar una casa ya que no tenía dónde vivir, pero ellos no aceptaron.

Al final de la publicación, el adolescente dejó su ubicación y varios de sus seguidores dieron alerta del hecho a las autoridades de la zona. Un par de horas más tarde se confirmó la muerte del joven.

Según The Paper, un familiar de Liu contó a los medios que el joven tomó medicamentos en la playa de Sanya y que el cuerpo fue hallado por personas que vieron su mensaje en Internet.