Inflación en Chile: ¿Qué es, cómo se mide y por qué se produce?

Inflación en Chile: ¿Qué es, cómo se mide y por qué se produce?

Con las constantes alzas en el precio de los productos en medio de la crisis económica, y a propósito de la discusión de los retiros de los fondos de AFP que se generó en el último tiempo, se ha mencionado en reiteradas ocasiones que la inflación sigue aumentando en nuestro país y que eso afecta negativamente a la economía de los hogares.

También se ha dicho que este fenómeno sube los precios de los productos, e incluso provoca un aumento de la UF, la que según expertos se espera que a fines del presente año pueda, incluso, bordear los 35 mil pesos.

¿Qué es la inflación?

La inflación se genera cuando existe un incremento en el valor de los productos que se consumen como sociedad, pero no se produce necesariamente un aumento del salario de las personas.

Entonces, debido a lo anterior, el dinero obtenido por los ciudadanos abarca de manera más ajustada o no alcanza a cubrir los costos de los productos y servicios que consumían con anterioridad.

En concreto, la inflación ocurre cuando existe un aumento general de los precios y da como resultado que la moneda nacional tenga un menor valor.

¿Cómo se mide?

A pesar de que existen diversas formas más complejas para medir el aumento o la disminución en la inflación, el proceso más simple y el más utilizado habitualmente es expresar la inflación como el cambio porcentual que afecte al IPC -o Indice de Precios al Consumidor-.

El IPC se calcula a partir del precio de una canasta familiar que represente todos los bienes y servicios que consume un hogar en el periodo de un año.

Por lo tanto, si medimos la variación entre un año y otro en el precio de esta canasta, y lo dividimos por el IPC, nos resulta posible entregar un valor a la inflación que enfrenta nuestra economía.

Lo anterior puede ser apreciado en el siguiente ejemplo realizado por Calcuvio:

 

Calcuvio
¿Por qué se produce la inflación?

Este fenómeno puede estar relacionado con la oferta o con la demanda que existe en el país. En el caso de la demanda, se produce cuando hay un aumento de consumo de los productos que supera lo que el sector productivo puede generar, incentivando el alza de los precios.

Esto puede estar relacionado a una mayor circulación de dinero por un incremento de ingresos en los hogares, al crecimiento desmedido del gasto del Gobierno, a tasas de interés reales bajas que desestimulan el ahorro e incentiven el exceso de créditos, entre otras cosas.

Por su parte, la oferta puede generar inflación cuando hay un incremento en los precios, debido a alzas en los costos de producción por el valor de las materias primas u otros gastos elevados; o cualquier otra variante que reduzca la disponibilidad de un bien o servicio.

«Tener una inflación baja y estable contribuye de varias formas a lograr un mayor crecimiento económico. En lo principal, porque reduce la incertidumbre y, por tanto, favorece la inversión y el consumo, permitiendo asignar los recursos de manera más eficiente. Además, mantener la inflación baja y estable favorece a las personas de menores recursos, pues son ellos quienes tienen mayor dificultad para protegerse de los aumentos en la inflación«, indica el Banco Central.

FUENTE: meganoticias

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: