“Justo ese día lo hizo”: la escalofriante escena que llevó a vecina a denunciar secuestro de chilena en Perú

“Justo ese día lo hizo”: la escalofriante escena que llevó a vecina a denunciar secuestro de chilena en Perú

“Yo creo que todo pasa por algo”, explicó la mujer, dando cuenta de una inesperada “coincidencia”.

Nuevos antecedentes se dan a conocer tras la denuncia que dejó al descubierto el secuestro de Viera Rivera, ciudadana chilena que habría permanecida cautiva durante cuatro años junto a su hija de tres, en la ciudad de Chiclayo, en Perú.

María José, vecina de la familia de Giorgio Armas, esposo de la mujer afectada, explicó por qué decidió inmiscuirse en este caso, presentando los antecedentes en la policía. De hecho, dio cuenta de episodios previos que ya la habían alertado sobre la extraña situación que ocurría en ese domicilio.

“Nos dimos cuenta unos meses después que empezó la pandemia. Mi hermanito recibía clases y ahí comenzó una relación más cercana entre ellos y mi mamá”, dijo, apuntando a las lecciones de taekwondo que impartían Armas y su padre.

“Lo reafirmamos cuando en, varias oportunidades, vimos a la policía visitar la casa. En tres ocasiones. Cuando vimos que la policía llegaba, dijimos ‘aquí efectivamente está pasando algo’. El punto de quiebre fue cuando mi mamá presenció que, ese 1 de mayo, a Viera la bajaban desmayada al carro. Ahí nos preocupamos y decidimos avisarles a las autoridades”, añadió.

En entrevista con Contigo en la mañana, la mujer sostuvo que “nosotros ya sabíamos que se había reportado violencia hacia a ella, pero ahí confirmamos que Viera no estaba bien”.

“A mí me causaba muchísima impotencia que la policía iba en varias ocasiones y no lograban sacarla de ahí. Yo pensaba que la familia desde Chile tendría que venir a hacer algo, pero yo creo que todo pasa por algo, y por algo ese día mi mamá, justamente, vio que a Viera la bajaban desmayada del carro”, complementó.

“MI MAMÁ TENÍA QUE VERLA ASÍ”

Sobre la “coincidencia”, explicó que “mi mamá ya no vive con nosotros, ya no vive al lado de ellos. Mi mamá casi nunca viene a casa, y justo ese día lo hizo. Definitivamente, ella tenía que ver a Viera así. Ese día tuvimos que armarnos de valor y decir ‘ya, las cosas con esta chica no pueden seguir así, tenemos que hacer algo más’”.

“Reportamos lo que vimos, mi mamá reportó lo que vio, y ahí obviamente habían precedentes. Ahí la fiscal tomó la decisión de hacer algo, porque ya habían más denuncias, evidencias y gente viéndolo”, concluyó.

FUENTE: lacuarta.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: