“Yo le disparé y cayó el culi…”: revelan charlas que inculparían a marinos en crimen de joven comunero

“Yo le disparé y cayó el culi…”: revelan charlas que inculparían a marinos en crimen de joven comunero

Los diálogos correspondan a las transcripciones de comunicaciones internas, en medio del operativo que terminó con la muerte de Yordan Llempi Machacán.

Nuevos antecedentes se dan a conocer tras la detención personal de un teniente y un cabo de la Armada acusados del homicidio de un comunero mapuche en 2021.

Según detalló la Fiscalía Regional del Biobío, se solicitó al Juzgado de Garantía de Cañete la orden de aprehensión debido a que ambos figuran imputados por la muerte de Yordan Llempi Machacán, quien falleció en noviembre de aquel año, cuando regía el Estado de Excepción.

De acuerdo a los informado por el Ministerio Público, la víctima “falleció después de recibir un impacto de proyectil de arma de fuego cuando estaba en su domicilio en el sector San Miguel, a un costado de la ruta P 72-S, Cañete. Su muerte fue constatada aquel día en el Centro de Salud Familiar de Tirúa”.

“Ambos militares, pertenecientes a la Infantería de Marina, en el momento de los acontecimientos realizaban funciones en la provincia de Arauco por el Estado de Excepción Constitucional de Emergencia”, precisaron.

AUDIOS CLAVES

Durante las últimas horas, un reportaje de BioBioChile reveló distintos audios que inculparían a los marinos que hoy enfrentan a la justicia. Se trata del teniente Luis Videla Cid y el cabo Ricardo Seguel, quien habría disparado por orden del primero.

Los antecedentes se basan en transcripciones de comunicaciones telefónicas que mantuvieron los miembros de la Armada en medio del enfrentamiento armado entre fuerzas de orden y manifestantes, quienes mantenían cortada la ruta que une Cañete y Tirúa.

Uno de los archivos muestra los diálogos extraídos de la cámara GoPro que ese día utilizaba el teniente segundo:

Teniente segundo Videla: Ya, oye, atentos, voy con fuego real. El único que puede disparar soy yo, ya, el resto, concentrado, ubicado mirando el enemigo, nadie hace ni una wea sin que lo autorice.-Funcionario (Guti): Al agua… al agua…-Teniente segundo Videla: ¿Eso es sí o no? Indios culiaos. Guti atento, si ves algo raro o distinto con estos tiros que acabé de hacer.-Funcionario (Guti): Recibido.-Teniente segundo Videla: Voy de nuevo.

Una segunda conversación que figura el expediente judicial, detalla el momento en que el teniente Videla decide quedarse en un punto, sin importar consecuencias.

-Subalterno: Mi Teniente, llegaron dos mujeres al dispositivo, al bloqueo, llegaron dos mujeres, parapeto.-Sargento primero Canales: Lo dejo a su libre albedrio.-Teniente segundo Videla: Puta no, no, no… De aquí no me muevo. Con lo que estoy no voy a liberar la ruta, no voy a liberar la ruta, porque puede servir pa’ cualquier wea.-Sargento primero Canales: Mi comandante no entiende, esa cosa si entregamos este punto vamos a estar aquí esperando que vayan pa’ allá y nos ataquen con altura.-Teniente segundo Videla: Ganamo’, ganamo’, ganamo’ acá, le bloqueamos el sur a estos hueones, bloqueamos el blanco derecho y el izquierdo, si tengo una unidad que apoye, voy a maniobrar y voy a seguir manteniéndome acá, ¿no tienen nada en visual? Oye no muevan el móvil de esa wea, ni un puto vehículo pasa, hasta que se aburren y busquen otra (inentendible) me importa un pico si una mujer se va a morir y hayan mujeres al otro lado.

Luego se dirige al cabo Seguel, el segundo imputado.

-Teniente segundo Videla: Ven, ven, tiéndete, tiéndete. Seguel dispárale al paradero que es de cemento, dispárale conchasumadre. Atento, Guti que va disparo al paradero. (Seguel) al paradero, hueón.-Cabo primero Seguel: ¿Al de la izquierda?-Teniente segundo Videla: Al de la izquierda, al de cemento, dispárale a la wea que no haya nadie y dispárale, dispárale, ¡vamos Seguel con todo!, tiéndete, tiéndete.-Cabo primero Seguel: No. Aquí estoy más cómodo.-Teniente segundo Videla: ¡Vamos, vamos, mi perro! (Se escucha primer disparo)-Cabo primero Seguel: ¿Chocó?-Teniente segundo Videla: ¿Chocó? Otro. (Se escucha segundo disparo) Bien, bien, bien. Otro. Atento, Guti, atento Guti que te estamos apoyando. (Se escucha tercer disparo) Informa cuándo, dame luz verde o rock and roll.-Voz radial: Espere, estamos en aproximación.-Teniente segundo Videla: De nuevo. (Se escucha cuarto disparo). Espera, espera… de nuevo, de nuevo, al paradero.-Cabo primero Seguel: ¿Le doy no más?-Teniente segundo Videla: Sí, al paradero.

CRIMEN DE YORDAN LLEMPI

Posteriormente, Yordan Llempi fue abatido. Según expone el Ministerio Público, el comunero se encontraba al interior de su casa cuando un grupo de manifestantes entró al predio familiar.

A raíz de esta situación, la víctima habría buscado refugiarse en la parte trasera del domicilio. Sin embargo, fue alcanzo por un tiro.

“Mientras estaba en el interior de la casa junto al grupo familiar, escuché disparos desde el exterior. Por tal motivo, decidimos salir de la casa, cada cual se trató de refugiar como pudo, por lo que llegué solo a la bodega, no pasaron muchos segundos, escuchando la voz de mi hijo Yordan, quien gritó ¡me dispararon los culiaos!”, aseguró su padre, según consignó RBB.

Además, el hombre recordó que “salí rápidamente de la bodega para ver qué había pasado, observando que este venía en dirección a donde me encontraba, pero dio un par de pasos y cayó al suelo. No me fijé en dónde tenía la herida, pero él desde el suelo me indicó el lugar de su herida, creo que era cerca de su hombro izquierdo”. Finalmente, el joven murió por un traumatismo torácico causado por el disparo.

“CAYÓ UN HUEÓN”

En otro informe policial, se resumen los diálogos contenidos en la cámara corporal del sargento Milton Esteban Cabello Bastías y el cabo segundo Seguel. Se trata de lo conversado tras la muerte de Llempi.

-Cabo segundo Seguel: Se metieron a una casa que está por ahí… pero la gente se fue arrancando (…) Los hueones andan con ametralladora toda la hueá, salieron acá.-Sargento Cabello: ¿Sí? ¿Le dieron tranca a los hueones?-Cabo segundo Seguel: Sí, cayó un hueón ahí, pero andaba con chaleco.-Sargento Cabello: ¿No era un hueón de buzo negro?-Cabo segundo Seguel: Y chaleco verde…-Sargento Cabello: Porque de aquí se llevaron en el auto a un hueón que iba herido en un hombro.-Cabo segundo Seguel: Ya, ese fue. Yo le disparé y cayó el culiao’. Iba con chaleco y toda la hueá.-Sargento Cabello: Sí, ya…-Cabo segundo Seguel: ¿Se lo llevaron las paisas? ¿Sí?-Sargento Cabello: Sí, de aquí de la misma casa en un furgón azul, en un Suzuki.-Cabo segundo Seguel: Ya, sí. Andaba de azul o de negro…

FUENTE: lacuarta.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: