La municipalidad de Santa Juana, en la región del Bío Bío, hizo un llamado a los vecinos que ofrecen viviendas en arriendo a no publicar datos que permitan dar con la ubicación de la propiedad, para evitar que éstas sean tomadas.

Ya ha ocurrido, incluso en el sector urbano de la comuna, donde una casa fue arrebatada a sus dueños, y los ocupantes ya han vendido todos los enseres del hogar.

El llamado de alerta fue publicado en el Facebook del municipio de Santa Juana, donde se pide a los vecinos no hacer pública la dirección de una vivienda en caso de arriendo, ya que de esta manera, personas inescrupulosas toman la información y proceden a la toma de estas casas.

La publicación causó numerosas reacciones entre los habitantes de la comuna, frente a lo cual la alcaldesa, Ana Albornoz, dijo que es importante hacer visible esta situación y alertar a todos los vecinos del Gran Concepción de la gravedad de los delitos que están ocurriendo.

“Nosotros sabemos que se han tomado casas de vecinos que han salido, o están en arriendo. Creemos que es importante alertar a la población y poder visibilizar esta conducta ilícita, que vienen personas de otros sectores a comunas rurales a realizar estos delitos”, enfatizó la alcaldesa.

Pero no sólo eso. También hay ocupaciones ilegales con absoluto descaro, como la casa de un matrimonio de adultos mayores que hace dos meses fue tomada con todas las cosas en su interior, y ninguna acción ha podido hasta ahora revertirlo.¿Qué ha pasado en Santa Juana que llevó a este llamado de atención pública en las redes sociales del municipio? Leonel Candia, encargado comunal de Seguridad Pública, explicó que en viviendas sociales recientemente entregadas y aún no habitadas se ha visto rondando personas sospechosas y que los intentos de toma existen.

“Del sector de Boca Sur se la tomaron. cuando la quisieron recuperar los agredieron”, indicó Candia.

El encargado de seguridad del municipio dijo que en ese caso, no fue posible actuar con premura en las primeras horas de la toma, apelando a la flagrancia. Posteriormente, se dio cuenta a la Fiscalía por parte de Carabineros, sin embargo, los hechos ya estaban consumados, y actualmente la casa sigue tomada, sus enseres fueron reducidos y es probable que haya comercio de sustancias ilegales en ese lugar
.