Un estudio evidencia que la rotación del núcleo interno de la Tierra se ha frenado

Un estudio evidencia que la rotación del núcleo interno de la Tierra se ha frenado

Una investigación de la Universidad de Pekín sugiere que la velocidad del núcleo interno de la Tierra respecto a la del manto se ha reducido, un proceso que tiene consecuencias imperceptibles en nuestro planeta pero es muy útil para estudiar los procesos internos del planeta.

La rotación del núcleo interno terrestre se ha frenado recientemente, según un análisis comparado temporal de ondas sísmicas, que sugiere una variación multidecadal para este fenómeno.

Es la conclusión de un nuevo estudio publicado el lunes en la revista Nature Geoscience por Yi Yang y Xiaodong Song, del Instituto de Geofísica Teórica y Aplicada de la Universidad de Pekín. Esta reducción de la velocidad del núcleo respecto a la de las otras capas que componen la Tierra ya había sido detectada anteriormente en otros estudios anteriores, y el equipo chino ofrece nuevos datos actualizados.

Se cree que la rotación diferencial del núcleo interno de la Tierra con respecto al manto se produce bajo los efectos de la geodinámica sobre la dinámica del núcleo y el acoplamiento gravitatorio núcleo-manto.

Esta rotación se ha deducido a partir de los cambios temporales entre ondas sísmicas (generadas por terremotos) repetidas que deberían recorrer el mismo camino a través del núcleo interno desde dos puntos casi opuestos del planeta.

Para esta nueva investigación, Yi Yang y Xiaodong Song analizaron ondas sísmicas repetidas de principios de los años 90 del siglo XX y los autores comprobaron que todas las trayectorias que anteriormente mostraban cambios temporales significativos han mostrado pocos cambios durante la última década.

Los científicos compararon este patrón reciente con los registros sísmicos en las Islas Sandwich del Sur, en el Atlántico Sur, que se remontan a 1964 y parece estar asociado a un giro gradual del núcleo interno como parte de una oscilación de aproximadamente siete décadas, con otro punto de inflexión a principios de la década de 1970.

En su opinión, esta periodicidad multi decadal coincide con cambios en otras observaciones geofísicas, especialmente la duración del día y el campo magnético.

Como conclusión, sostienen que estas observaciones aportan pruebas de interacciones dinámicas entre las capas de la Tierra, desde el interior más profundo hasta la superficie, debidas potencialmente al acoplamiento gravitatorio y al intercambio de momento angular desde el núcleo y el manto hasta la superficie.

Los científicos creen que las posibles consecuencias de estos cambios en la rotación del núcleo, como una ligera variación en la duración del día o posibles efectos en el clima, son imperceptibles en nuestro planeta pero es muy útil para estudiar los procesos internos del planeta.

FUENTE: elmundo.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: